jueves, 6 de noviembre de 2014

La observación de Urano


DESCUBRIMIENTO


William Herschel fue un músico con una efervescente pasión por el oboe la cual le condujo a convertirse en director de orquesta de la ciudad inglesa de Bath. Su habilidad musical era comparable con una gran destreza manual que hizo de él un preciso y prolífico constructor de telescopios.

Herschel andaba imbuido en sus estudios sobre estrellas dobles observándolas con un telescopio refractor que había construído -y pulido- de 153 mm de diámetro. Trataba de determinar movimientos entre las estrellas que componían estos pares cuando en los albores de la primavera de 1781, en concreto el 13 de marzo, observó un objeto en la constelación de Géminis con aspecto estelar pero que tomó por un cometa por la imagen que mostraba su telescopio al añadir aumentos. Lo observó durante un prolongado período de tiempo hasta que, después de mucho creyendo que fuera un cometa, concluyó que acababa de descubrir el séptimo planeta del Sistema Solar: Urano.

"El aumento que tenía puesto cuando vi por primera vez el planeta era de 227. Por mi experiencia sé que los diámetros de las estrellas fijas no se magnifican proporcionalmente en aumentos mayores, como hacen los planetas, por tanto ahora coloco los aumentos de 460 y 932, y creo que el diámetro del cometa ha incrementado en proporción a los aumentos, como debería ser suponiendo que no se tratase de una estrella fija, mientras que los diámetros de las estrellas con las que la he comparado no han incrementado con la misma proporción.[...]"

Fue el astrónomo Nevil Maskeline quien sugirió la posibilidad al propio Herschel de que pudiera tratarse de un planeta al no observar cola alguna al objeto.

Pero Herschel no fue el primero en observar al planeta Urano. Antes lo hicieron varios astrónomos pero siempre confundiéndose con una estrella. De hecho John Flamsteed lo designó como una estrella cuando el planeta pasaba por la constelación de Tauro mientras realizaba su póstumo Atlas Coelestis en el año 1691. Lo denominó 34 Tauri. En algunos textos se sugiere que el mismísimo Galileo parece que lo dibujó junto a Júpiter allá por 1612 incluyéndolo como uno de sus satélites pero dicha afirmación puede ponerse en duda hoy día con la ayuda de cualquier simulador planetario. En 1612, en concreto en noviembre, Urano se acercó mucho a Marte...

Urano no se llamó Urano hasta bien avanzado el siglo XIX . Herschel siempre quiso que se hubiera llamado Georgium Sidus, en honor al rey Jorge III de Inglaterra que reinaba cuando se produjo el descubrimiento del planeta. El nombre lo justificó así:

En las fabulosas épocas de los tiempos antiguos los nombres de Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno fueron los nombres para los Planetas, porque eran los nombres de sus héroes y divinidades principales. En la era actual, una más filosófica, apenas sería permisible recurrir al mismo método y llamarlo Juno, Palas, Apolo o Minerva al nuevo cuerpo celestial. La primera consideración de cualquier evento concreto, o incidencia notable, parece ser su cronología: si en cualquier tiempo futuro se pidiera, ¿cuándo se descubrió este último Planeta? La respuesta más satisfactoria sería decir, 'Durante el reinado del Rey Jorge tercero'.

Sello de Herchel y Urano (Costa de Marfil, 1986)
El "Planeta Jorge" apareció como tal en el Almanaque Naútico Británico hasta 1850. El astrónomo francés Joseph Lalande propuso llamar al astro "Herschel" en honor al nombre de su descubridor y curiosamente el sueco Erik Prosperin sugirió el nombre de "Neptuno" pero otro astrónomo alemán, Johann Elert Bode hizo lo indecible para eliminar ese nombre y crear una continuidad de nombres mitológicos como los planetas precedentes hasta que consiguió que el planeta se le denominara tal y como lo conocemos hoy.  Eso si, el rey Jorge III le hizo un gran favor a la Astronomía pues le concedió pensión vitalicia de por vida a William Herschel lo que hizo que las notas musicales del descubridor de Urano dieran paso a precisas observaciones astronómicas anotadas y comprobadas por su hermana Caroline: la primera astrónoma profesional de la historia.

William Herschel murió en 1822 dejando tras de sí un inmenso legado observacional cuando tenía 84 años. Vivió el mismo tiempo que tarda en dar una vuelta alrededor del Sol el planeta que descubrió.


LOCALIZACIÓN ACTUAL

A primeros de octubre de 2014, el planeta Urano ha alcanzado su oposición al Sol (es decir, se sitúa a la menor distancia de la Tierra) y durante todo el otoño, y parte del invierno, será visible buena parte de la noche. Nos encontramos entonces con una buena oportunidad para observarlo con medios modestos. Aunque no resolveremos detalle alguno ni del planeta ni de ninguno de sus satélites, la simple observación y localización de este lejano objeto del Sistema Solar forma parte de nuestra afición por la Astronomía.

Urano es un planeta que puede resultar visiible a simple vista desde cielos oscuros. Roza el límite de la visibilidad humana al ser de sexta magnitud y su diámetro no llega a los 4 segundos de arco, muy alejados de los casi 47" que puede mostrarnos el planeta Júpiter en sus mejores momentos. Para su observación necesitaremos una carta de la zona donde podamos ubicar el planeta y unos simples prismáticos o un pequeño telescopio.

Actualmente y durante todo lo que queda del año y del próximo, el planeta Urano está localizado en la constelación de Piscis. Durante el 2014 podremos localizar a Delta Piscium (una estrella de magnitud 4,5) y bajar prácticamente unos tres grados al sur para localizar una estrella de sexta magnitud. Abajo se expone una carta generalizada y a continuación unas más detallada con la posición del planeta a mediados de noviembre. . 


Urano a lo largo del año 2014 y hasta mediados de 2015. Extraído de http://in-the-sky.org




































-
Posición del planeta Urano a mediados de noviembre de 2014 (Carta extraía de Stellarium)

¿QUÉ VER?

Lamentablemente con medios modestos no podremos distinguir más que su color verdoso  (más bien cian) cuando aplicamos aumentos al telescopio, normalmente más allá de 150. El planeta gaseoso requiere de un instrumental poderoso que nos permita captar detalles. Tampoco sus satélites pueden ser observados con pequeño instrumental pues se sitúan -Ariel, Titania y Oberón- en torno a la 14ª magnitud y más débiles aún los otros dos principales: Umbriel y Miranda. Entonces ¿qué podemos ver? Pues realmente nada. Nada salvo seguir, por curiosidad, su movimiento aparente por el cielo estrellado a lo largo de las semanas mientras completa su tercera revolución alrededor del Sol desde que William Herschel lo observara hace 233 años.


ALGUNOS DATOS DE URANO

Urano ( Voyager 2 + Hubble)
El planeta Urano es uno de los dos planetas gigantes helados (junto a Neptuno). Su atmósfera está compuesta de hidrógeno, helio y material helado como agua (parte inferior de la atmósfera), amoniaco y metano (parte superior) resultando ser la atmósfera más fría de cuantas se han medido en el Sistema Solar hasta la actualidad: -224º C (49 K).

Lo más característico de Urano es que su eje de rotación está inclinado 98 grados. Durante los solsticios, un polo mira al Sol y el contrario está sumido en una oscuridad total. A pesar que los polos reciben más la luz del Sol, la temperatura de la zona ecuatorial de Urano es superior a la de las zonas polares. Tanto ésto último como el motivo por el cual el planeta está tan inclinado son desconocidos. También resulta llamativo que la masa de Urano es de 14,5 veces la de la Tierra pero en cambio es un planeta poco denso (1,27 Kg/M3).

Como he comentado al principio de la entrada, Urano tiene un período de rotación alrededor del Sol de 84,01 años terrestres y se sitúa a 20 unidades astronómicas del Sol (unos 3000 millones de kilómetros), rotando (su centro) alrededor de sí mismo en 17 horas 14 minutos. El radio del planeta es de unos 25000 kilómetros, cuatro veces el terrestre. Un mundo realmente curioso.

Urano también tiene anillos. Los anillos de Urano están compuestos por infinidad de partículas muy oscuras que no llegan al metro de diámetro. El sistema anular lo componen 13 capas de objetos cada una de las cuales conforman un anillo. Algunas fuentes nombran a William Herschel como el primer mentor del anillo, incluso hacen referencia a la posible visión del anillo más brillante, el llamado Epsilon. Personalmente tengo bastantes dudas al respecto. Los anillos fueron observados en marzo de 1977 tras una ocultación de una estrella por estos. El estudio se realizó desde el Kuiper Airborne Observatory (KAO), un pequeño observatorio instalado en un avión que alcanzaba los 14000 metros de altura equipado con un telescopio de 91 cms de diámetro y que sirvió también para esclarecer la tenue atmósfera de Plutón en 1998. Las observaciones del KAO mostraron cinco apariciones/desapariciones de la estrella antes de ser ocultada por el disco del planeta Urano lo que condujo a los astrónomos a presagiar que el planeta tenía anillos a su alrededor. Nueve años más tarde la sonda Voyager 2 reveló, in situ, el sistema anular.

Urano tiene cierta conexión con William Shakespeare y Alexander Pope. Sus 27 satélites tienen nombres de personajes de las obras de ambos. Los cinco primeros descubiertos fueron Ariel, Umbriel, Miranda, Titania y Oberón. El mayor de ellos es Titania, un mundo con un tamaño inferior a la mitad del de la Luna.

Si miras a Urano con unos prismáticos o un pequeño telescopio tus observaciones no revelarán detalle alguno pero tendrás la dicha de ver al primer planeta descubierto merced al tesón, a la perseverancia y paciencia de un astrónomo. Virtudes, todas ellas, que caracterizan, sin duda, a la Ciencia en general y a la Astronomía en particular.