viernes, 28 de agosto de 2015

El cúmulo globular M22 y sus "vecinos".



Existe una zona del cielo donde podemos encontrar cuatro cúmulos, denominados globulares, en menos de tres grados de campo. Además cuatro cúmulos que podremos observar con prismáticos o, mejor, con un pequeño telescopio. Esa zona del cielo se encuentra en los alrededores de la estrella Lambda de la constelación de Sagitario, una estrella de magnitud 2.8 que en estas noches finales de agosto aún se mantiene relativamente alta sobre el horizonte sur (a unos treinta grados de altura).

QUÉ ES UN CÚMULO GLOBULAR


Un cúmulo globular es la agrupación de un gran número de estrellas (cientos de miles) que están unidas entre sí gravitacionalmente y que giran alrededor de una galaxia. Las estrellas que los conforman se distribuyen esféricamente y son de edad "avanzada", estando, por lo general, en su misma etapa evolutiva. En nuestra galaxia, la Vía Láctea, hay unos 150 cúmulos globulares muchos de ellos visibles con pequeños telescopios por ejemplo M13, M15 o M22.

LOCALIZACIÓN


La constelación de Sagitario se observa en el horizonte Sur en esta época del año. Los antiguos astrónomos vieron representado en ella un arquero pero con la particularidad que quien sostenía el arco tenía el cuerpo de un Centauro. Los actuales conocemos esta constelación con algo más familiar y quizá, más parecido, muchos le llamamos "la tetera"
.
Zona principal de la constelación de Sagitario conocida como "La Tetera"

La estrella que buscamos forma el pico de la tapadera y en la carta anterior aparece como Kaus Borealis ("la parte norte del arco"). Su localización es muy fácil y además, maravillosa. Centrémonos en ella y busquemos los cúmulos.

Carta con Kaus Borealis en la parte inferior
Partamos de la brillante lambda Sgr (de magnitud 2.8), la imagen cubre unos tres grados de campo y sobre ella vamos a trabajar durante toda la entrada del blog. Busquemos el cúmulo más brillante de cuantos aparecen en el campo. A unos 2 grados y medio al noroeste de lambda Sgr aparece, sobrecogedor, el cúmulo denominado M22 con una magnitud de 5.1 y una extensión total de 24 minutos de arco; un 80 por ciento del tamaño de la Luna Llena, aunque con telescopios modestos apreciaremos un tamaño menor. Iniciemos nuestro viaje por él.



M22: EL CÚMULO DEL CARTERO...


Este magnífico cúmulo globular de quinta magnitud es perfectamente visible con prismáticos. He logrado verlo sin problemas desde cielos muy oscuros. Es toda una maravilla poder deleitarse en su observación detenidamente. No en vano es el cúmulo globular más brillante que podemos observar los habitantes del Hemisferio Norte.


M"" fotografiado con Canon EOS70D + Refractor BORG 36mm - ISO3200 - 30s de exposición (fotografía del autor)
Cuenta la historia que un cartero alemán del siglo XVII, al que le gustaba observar con detenimiento los cielos, descubrió el 26 de agosto de 1665 (hace 350 años), éste cúmulo mientras observaba a Saturno que en esos días se encontraba muy cerca de él. Abraham Ihie, como se llamaba este trabajador de correos, descubrió este cúmulo globular situado a 10400 años luz de nosotros, esto es, la luz que recibimos de él partió del cúmulo cuando nuestros ancestros comenzaban a fabricar las primeras vasijas de la Humanidad.

Una maravilla del Cosmos (Fotografía: autor)
Charles Messier lo incluyó en su lista de objetos de cielo profundo en 1764 e hizo de él la siguiente descripción:

"5 de junio de 1764. [...] Esta nebulosa es redonda, no contiene ninguna estrella, y se ve muy bien con un telescopio ordinario de tres pies y medio. [...]"  ( Tres pies y medio son ¡un metro!..pero no de diámetro)


Para mi es uno de los objetos de cielo profundo que ocupan las primeras posiciones en cuanto a gusto personal. Aún recuerdo la primera vez que lo observé, fue una madrugada de marzo de 1986 aprovechando que el cometa Halley iluminaba nuestros ojos. Más tarde lo he observado infinidad de veces. Es extenso y destaco una distribución uniforme de brillo. Me resulta sorprendente que Messier indicara que no contenía ninguna estrella cuando con un refractor de 12 centímetros he podido resolver varias decenas de ellas cuyo número aumenta bastante con un reflector de 20 centímetros. Se puede observar un cuerpo central brillante, una corona de estrellas discernibles y un halo de estrellas en la parte exterior del cúmulo que confieren el verdadero aspecto morfológico de un cúmulo globular.

NGC 6642




No nos vamos a mover mucho de M22, solo algo más de un grado al noreste para encontrarnos un pequeño cúmulo, mucho más débil que M22 que parece confundirse con una estrella cuando usamos telescopio pequeños o prismáticos medianos. Brilla con magnitud 8.8 y apenas ocupa 4 minutos de arco en el cielo pero con nuestros instrumentos apreciaremos la cuarta parte de ese tamaño.


NGC 6642 es un cúmulo pequeño descubierto por William Herschel el 7 de agosto de 1784, con un núcleo brillante y un gradiente superficial de brillo regular. Con instrumentos modestos no puede distinguirse más de este antiguo cúmulo situado a 26.000 años luz de nosotros, pero pararse en observarlo nos da una curiosa sensación de lejanía y romanticismo.

M28


Volvamos ahora a nuestro punto de partida, a la estrella lambda Sgr. A tan solo un grado al noreste aparece el tercer cúmulo globular de nuestro viaje. Este es más brillante y notorio que el anterior. Su magnitud es 6.9 y ocupa unos 11 minutos de arco en el cielo: M28.

Lambda Sgr y el cúmulo globular M28 (Fotografía autor)


Tiene un núcleo brillante y muy condensado, en cambio la corona del cúmulo resulta muy difusa. Las estrellas que parece que observamos del halo del cúmulo no pertenecen a él, es un efecto de perspectiva visual aunque con un reflector de 20 centímetros pueden intuirse algunas estrellas de él (con diámetros inferiores no lo he conseguido nunca) aunque sinceramente, tengo mis dudas. Se observa un gradiente de brillo destacado que le confiere un atractivo aspecto.

Fue descubierto por Messier el 27 de julio de 1764: 

"Nebulosa descubierta en la parte superior del arco de Sagitario, aproximadamente a un grado de la estrella lambda, y poco alejada de la bella nebulosa que está entre la cabeza y el arco. No contiene ninguna estrella. Es redonda, y solo se le puede ver difícilmente con un telescopio de 3 pies y medio" 

NGC 6638


Vamos a terminar nuestro viaje por los cúmulos globulares disfrutando de este pequeño cúmulo, el más débil de los cuatro que componen este pequeño viaje por las estrellas. Fue observado detenidamente por William Herschel en 1784.



Para encontrar a NGC 6638 recuperemos a lambda Sagitarii y desplacemos nuestro instrumento unos 40 minutos hacia el oeste. Allí veremos un objeto que, como nos pasaba con NGC 6642 pudiéramos confundir con una estrella aunque curiosamente, no tanto como en el caso anterior. Probablemente porque aunque su diámetro real en el cielo es de cinco minutos de diámetro su apariencia al telescopio es de unos dos minutos y varias veces mayor que el anterior cúmulo. Le observamos con un brillo uniforme, con una condensación central destacada que va desvaneciéndose conforme nos alejamos de ella. 


Y SI QUIERES SEGUIR VIAJANDO... NGC 6644


Sin duda es un buen viaje el que hemos realizado recorriendo cúmulos globulares pero aún tenemos una débil perla en este campo de estrellas. Eso sí, requeriremos un telescopio de al menos 20 centímetros de diámetro para observarla como un pequeño punto estelar. Se trata de la nebulosa planetaria NGC 6644 de magnitud 10.7 descubierta por Edward Pickering en 1880, una magnitud muy débil para instrumentos pequeños pero que queda registrada en fotografías como un pequeño punto celeste. Se sitúa a unos 30 minutos al noroeste de nuestro anterior cúmulo  globular y sólo ocupa unos 3 segundos de diámetro pero, insisto, la veremos con un aspecto estelar. Si tenemos oportunidad, no dejemos de observarla es una buena guinda para cerrar el pastel de cúmulos globulares que hemos observado.

Una pequeña mota azul cercana a NGC 6638 (Fotogafía autor)

Carta de localización de los objetos realizada con el progama Cartas del Cielo